noviembre 28, 2022

4 de Noviembre de 1981

0 0
Read Time:2 Minute, 15 Second

Hoy cumple apenas (?) 41 años, Mob Rules.
La primera etapa del ciclo mágico que supieron construir Black Sabbath con Ronnie Dio, demostró a todas luces la certeza de ese refrán que reza «lo bueno si breve, dos veces bueno».
Cuando un par de años antes el pequeño gigante se acoplaba a las huestes de Iommi, la banda se aprestaba a jugar una carta decisiva, ya que Black Sabbath venía, en cierta manera, a los tumbos, con la partida de Ozzy y el errático Never Say Die los había dejado en una especie de incertidumbre en cuanto a su futuro.
La vara con Heaven and Hell había quedado en la estratosfera y está más que claro que este disco dio por tierra con cualquier vacilación al respecto y en cierta manera es el disco que reinventó el género y dio el sustento al nacimiento de la NWOBHM. Para el paso siguiente, el desafío era más que importante. Bill Ward había dejado la banda desde la nebulosa de sus excesos y es Vinnie Appice quién llega para tomar su lugar y un año y medio más tarde, Dio, Iommi, y Butler para redoblar la apuesta y mantener la vara en todo lo alto que su predecesor la había dejado.
A esta altura Dio había tomado un liderazgo preponderante dentro de la banda y con el tiempo comenzarían las rispideces que terminarían con la banda no mucho tiempo más tarde después del lanzamiento de Live Evil.
Con Martin Birch una vez más tras las consolas, volvieron a derramar una andanada sónica, con un nuevo muestrario de clásicos. Imposible desprenderse de las emociones que aún hoy nos producen canciones como Turn Up The Night, The Mob Rules (Como olvidar el arranque en Obras con esta canción en 1992), Voodoo, esas dos gemas que merecerían estar en los más alto del púlpito del historial Sabbath que son Sign Of The Southern Cross y Falling Of The Edge Of The World, y esa oda a la emoción que es Over And Over.
Y a pesar de lo breve que fue ese sueño de aquella primera incursión de Ronnie James en Black Sabbath, el destino tenía pergeñados un par de capítulos más, que no harían más que elevar al infinito a Black Sabbath con aquellos inolvidables Deshumianizer y ese corolario que significó The Devil You Know, ya como Heaven And Hell. Quién suscribe guarda en su retina aquella despedida definitiva del inmenso Dio en el Luna Park apenas un año antes de su partida, donde junto a sus compañeros demostraron una vez y para siempre, cuál era el camino. Por suerte muchos seguimos ese mismo camino que sigue alumbrado por gemas como ésta rindiendo homenaje a nuestros héroes eternos.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %