9 de julio de 1946



Nacido el 9 de julio de 1946 en Kirriemuir, Escocia, Ronald Belford «Bon» Scott pasó a la historia como uno de esos cantantes que supo interponer el carisma, la actitud y la irreverencia al talento dejando una marca indeleble en esto del rock and roll.

The Spektors, The Valentines, y Fraternity (con quienes editó dos discos, giró por Europa y saboreó cierto éxito) fueron sus pasos previos antes de llegar a AC/DC en 1974 para tomar el lugar del despedido Dave Evans. Es Bon quién le da a la banda un carácter y un espíritu que no han vuelto a alcanzar desde su muerte, y de hecho el propio Agnus reconoce que "No creo que pudiera haber existido AC/DC sin Bon. Seguramente Malcom y yo hubiéramos intentado algo, pero no sería lo mismo. El moldeó el carácter y el sabor de la banda. Era uno de los cabrones más grandes que haya conocido" Sin dudas Scott con su descarnado realismo insufló a la banda un carácter místico que no han podido recuperar.

Quién suscribe, defiende a capa y espada la teoría, que después de Back In Black, ya nada fue lo mismo, a pesar que gracias al éxito del disco debut de Brian Johnson, los australianos pasan a jugar en las grandes ligas que jamás abandonaron.  A pesar de haber logrado algunos discos de gran factura desde entonces, es indudable que con la partida de Bon se disipó una magia especial, en la que sin dudas el cantante tenía mucho que ver. Discos como Dirty Deeds..., Highway To Hell, y el irrepetible If You Want Blood, son sin dudas pergaminos indisolubles en la historia del Rock. Un tipo con un carisma a toda prueba, que se calzó sobre los hombros no solo a Agnus, sino a una banda, que mientras él estuvo presente, creció a pasos agigantados y extrañamente, los dejó a un paso de la gloria y Highway To Hell se transformaría en el epitafio sonoro para una historia irrepetible.

En el momento en el cual AC/DC ya estaba lista para asaltar el planeta, la mañana del 19 de Febrero de 1980 su amigo Alistair Kinnear lo encontró dentro de su auto, donde lo había dejado la noche anterior después de una noche de copas. Kinnear lo llevó al Kings College Hospital pero Bon ya estaba muerto. La causa certificada de su muerte fue intoxicación etílica y muerte accidental, broncoaspiración; es decir, se ahogó con su propio vómito. Tenía apenas 33 años.

A más de 40 años de su paso a la inmortalidad y a lo largo de la casi decena de placas registradas con la banda, seguimos escuchando a un cantante dispuesto a comerse al mundo con ese compendio de riffs asesinos, corrosivos e insolentes con los cuales marcaron un terreno en cual quedaron marcados para siempre con una sentencia tan simple como cierta...” High Voltage, Rock And Roll”!!!

El destino eligió otro camino para Bon Scott, quién, vaya paradoja, venía cantando que "el infierno no era tan mal lugar para estar". Sin dudas, una clara señal, para saber dónde encontrarlo y donde hoy seguramente celebrará sus 76 años

0 comments: