Bruce Dickinson (Iron Maiden) y su cirugía Infernal: «No aceptaban tarjeta y tuve que ir al cajero en muletas»

Pablo Baule

El cantante de Iron Maiden se operó del tendón de aquiles, pero antes se encontró con un problema inesperado

Aunque aquí, al menos en principio, no se estila (o no se debería) eso de pagar -al menos a tocateja- por ir al médico, es algo de lo más común en otros países, donde tener que operarse supone adquirir una importante deuda. A Bruce Dickinson, cantante de Iron Maiden, no le falta dinero, pero lo pasó bastante mal el día en el que tuvo que operarse del tendón de aquiles, tal y como le ha contado a Loudwire.PUBLICIDAD

Todo comenzó cuando el vocalista de las leyendas del heavy metal británico se lesionó en una sesión de entrenamiento de su deporte favorito, la esgrima.

“Estaba como: ‘Vaya, el pie no está conectado a la pierna, qué sensación más rara’. Por suerte, la curva de aprendizaje de cómo saltar en una pierna fue rápida. Me metí en un taxi y fui a casa, donde busqué en Google como atármelo con una correa”.

Por suerte, Dickinson encontró un médico experto en rendimiento deportivo, que le vio al día siguiente. Después de que recibir los resultados, Bruce fue informado de que, al día siguiente, sería operado de su tendón. El cantante de Iron Maiden llamó a la clínica para asegurarse de que no tenía que pagar nada por adelantado y le aseguraron que, hasta después de operarse, no tendría que hacer ningún desembolso. Era mentira.

“Aparezco en muletas al día siguiente, dando saltitos y la recepcionista me dice: ‘Pues sí, tienes que pagar algo de dinero por adelantado’. Y yo les contesté: ‘Ayer me dijeron que no, pero vale, tengo la tarjeta de crédito’”, recuerda Dickinson.

Sin embargo, el cantante estaba a punto de encontrarse una desagradable sorpresa: “La tía me dice: ‘No aceptamos tarjeta de crédito’. Y yo le contesté: ‘Pues ayer sí que lo hacíais’. Y ella me dice: ‘Ya, pero es sábado, todo está cerrado’”. La situación, desde luego, no era cómoda.

“Y yo le digo: ‘Pues se supone que tengo que estar ahí arriba dentro de una hora para que me operen, esto es ridículo’. Y va y me dice: ‘Estás siendo agresivo’. ‘No estoy siendo agresivo, estoy un poco molesto porque, como puedes ver, tengo un problema con mi pierna, y me da la sensación de que los cirujanos me están esperando’, narra Bruce Dickinson.

Entonces, la recepcionista informó a Dickinson de que había un cajero a un rato del lugar. Y sí, el cantante de Iron Maiden se tuvo que ir, en muletas, a un cajero que no estaba precisamente cerca para sacar dinero… al menos, todo el que el cajero le permitiese.

“Tuve que andar como una milla en muletas y luego hacer el recorrido de vuelta”, recuerda entre risas el cantante de Iron Maiden. “Le dije: ‘Mira, tengo como 1500 dólares, eso es todo. La tarjeta no me deja sacar más efectivo, me están llamando del banco para ver si me la han robado. Te doy esto y mi pasaporte’. Y ella va y me contesta: ‘No quiero tu dinero. Está bien, ve todo recto’”.

Dickinson cree que el cirujano se enteró de que la recepcionista le había pedido que sacara el dinero y que, como poco, le echó una buena bronca. ¡Menuda cirugía infernal!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =

Next Post

15 de septiembre de 2017

 Se publica el álbum llamado «Give More Love». Es el […]