La tremenda falta de respeto de Lars Ulrich y James Hetfield a Kirk Hammett (Metallica) estando borrachos

Pablo Baule

Una ingente cantidad de alcohol provocó que James y Lars decidiesen gastarle una broma de lo más pesada a su compañero

La tremenda falta de respeto de Lars Ulrich y James Hetfield a Kirk Hammett (Metallica) estando borrachos

En una nueva aparición en The NFR Podcast (transcrita por Ultimate Guitar), el bajista de Anthrax, Frank Bello, ha recordado un la tremenda “falta de respeto” que James Hetfield y Lars Urich (Metallica) -entre otros- tuvieron con Kirk Hammett una noche de, según dice él, hace muchos años. Como de costumbre, una gran cantidad de alcohol tuvo mucho que ver con este episodio.

“Te voy a contar una historia rápida, mi historia favorita del rock and roll del libro que he escrito, ‘Fathers, Brothers and Sons’”, comienza narrando Frank Bello. “Anthrax tocó en San Francisco una noche, y los chicos de Metallica vinieron a vernos -esto fue hace muchos años- y lo pasamos genial. Estos eran los días en los que todos bebíamos, hace ya un montón”.

“Así que nos fuimos de bares y demás, y llega el momento de cierre, las 2 de la mañana o la 1:30 y alguien tiene la gran idea: ‘¿Qué vamos a hacer ahora?’”.

“Kirk Hammett ya se había ido a su casa, se fue pronto, así que todavía seguíamos por ahí y alguien dice: ‘¿Por qué no vamos a casa de Kirk?’. Eran las 2:30 de la madrugada, tío, no sé a quién se le ocurrió, alguien lo gritó: ‘¡Nos vamos a casa de Kirk!’. Tiene una sala de ensayo en la parte de atrás, así que podíamos entrar y pasar un buen rato tocando”.

“Queríamos hacer mucho ruido, estábamos todos borrachos -James Hetfield y Lars Ulrich también- y nos estábamos divirtiendo mucho. Nos subimos al Range Rover de Lars, que alguien conducía por él. Todo lo que recuerdo es estar atrás y había bebido tanto, tantos jodidos chupitos, que no paraba de vomitarme en la mano y tirar lo que salía por la ventana”.

“Todo el puñetero camino fue como: ‘¿Dónde coño vamos? (vómito)’. Así que todo un lateral de su coche estaba lleno de mi vómito, era asqueroso. Mis manos… Apestaba en el puto coche”.

“Así que, finalmente, llegamos a la casa de Kirk. Hay que destacar que este es un sitio muy bonito, un barrio tranquilo en el que vive, las colinas de San Francisco, pero yo no tenía ni puñetera idea de dónde estaba. Yo solo les seguí, todo el mundo subió: James, Lars, Charlie Benante (Anthrax) también estaba… el caso es que entramos e íbamos a tocar”.

Creo que alguien sabía, no sé si Lars o James, que Kirl no cerraba con pestillo la puerta de atrás. Estaba abierta y entramos por la parte de atrás de la casa, abrimos la puerta, y ahí estaba una increíble jodida sala de ensayo”.

“Marshalls, baterías, amplificadores de bajo… todo montado de forma espectacular. Y nosotros estábamos borrachos como piojos, tío, así que cogimos las guitarras, los bajos y, si el volumen llegaba al 11, lo subimos hasta ese punto. Todo estaba al máximo. Ya conoces a estos tipos, fue una experiencia bestial”.

“Todo estaba al 10, lo más ruidoso posible. Estábamos tocando en Mi, gritando desde nuestras jodidas pelotas, el sonido más ruidoso que te puedas imaginar, perdiendo la cabeza. Esto sucedió en loa casa de Kirk Hammett a las 2:30 de la madrugada”.

“De repente, hay una pequeña ventana que se abre desde su casa y vemos la cara de Kirk. No le podíamos escuchar y él decía: ‘¿Qué cojones tío? ¿Qué cojones? ¡Esta es mi puta casa!’. Entró hasta la sala y, no le culpo, nos dijo: ‘¿Qué habéis hecho? ¡Esto es una falta de respeto! ¡Esta es mi puta casa!’”.

“Fue realmente divertido, nos marchamos riéndonos. Sin embargo, me acuerdo que me sentí fatal”.

¡Menuda anécdota!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + diecinueve =

Next Post

29 de junio de 2015

 Se publica el álbum llamado «Truancy: The Very Best of […]