Tom Morello desvela cuánto se gastó en equipo para grabar el primer disco de Rage Against the Machine

Pablo Baule

El guitarrista de Rage Against The Machine solo se compró una pieza de equipo, pero su sonido llegas hasta nuestros días

En una nueva entrevista con Guitar World, el guitarrista de Rage Against the Machine, Tom Morello, ha recordado el primer disco homónimo de la banda, publicado en 1992, y cuánto dinero tenía cada miembro del conjunto para gastar en equipo para la grabación. Lo que se compró el hacha es conocido por más de un fan de la banda.

«Cuando estábamos grabando las demos para el primer disco de Rage Against the Machine, teníamos un ingeniero llamado Auburn Burrell y le cogí prestada su guitarra Les Paul para la parte final de ‘Bullet in the Head’, la sección de cierre».

«Íbamos a grabar el disco, tenía mi Telecaster y mi guitarra ‘Arm the Homeless’. Cada uno de nosotros tenía 600 dólares para gastar en equipo«, explica el músico.

«Quería comprar una Les Paul para doblar mis guitarras principales. La que me compré, la vi colgada en una pared de West LA Music en Santa Mónica Boulevard, era exactamente del mismo color que la salsa picante del Taco Bell. La razón por la que sé esto es porque Taco Bell era uno de mis principales proveedores de comida en el sitio en el que estaba viviendo».

«Pensé para mí mismo, ‘¡Esa guitarra es exactamente igual que la salsa de tacos que comemos todos los días!’ y ese es el motivo por el que la compré. No era una guitarra particularmente cara y, para ser sinceros, costaba que mantuviera la afinación, pero se convirtió en la guitarra principar para doblar las pistas de todas mis canciones con la sexta cuerda en Re de ahí en adelante, incluyendo ‘Killing in the Name’, el final de ‘Freedom’ o el final de ‘Take the Power Back’, y la usé el otro día en mi más reciente grabación».

Sin embargo, no todo son guitarras caras (o no tanto) y grabaciones. Tom Morello también ha explicado cómo aprendió teoría musical.

«Hay un libro genial que se llama ‘The Guitar Handbook’ que me ayudó a aprender algo de teoría, especialmente en lo que se refería a conocer las escalas que estaba usando».

«Había descubierto el 86% por mi cuenta, solo improvisando, así que, la verdad, me quedé muy sorprendido cuando me di cuenta de que la sensación y las escalas de los distintos solos ahora tenían nombres».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =

Next Post

16 de febrero de 2018

Se publica el álbum llamado «Ømni». Es el noveno de […]