El disco más icónico de Neil Young tiene ya (casi) medio siglo de vida

Pablo Baule

Esta semana –en Vuelta al Vinilo en RockFM– celebramos el 49 aniversario de ‘Harvest’; la obra más universal de un artista con cuarenta discos en su haber.

Has visto su portada muchas veces. E incluso a gente que lleva su logo en camisetas y sudaderas. Seguramente lo hayas escuchado y muy probablemente lo tengas en CD, y/o en vinilo. Y es que, para que te hagas una idea de las copias que se llegaron a despachar del mismo, cabe recordar que fue el disco más vendido en Estados Unidos en 1972; año del ‘Transformer’ de Lou Reed, del ‘Exile On Main Street’ de los Rolling Stones y del ‘The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars’ de David Bowie. Casi nada…

Pero antes de entrar en materia, recordemos el contexto del disco…

Tras una turbulenta gira de Crosby, Stills, Nash & Young, que acabó con el despido de Stephen Stills por los daños colaterales de sus diversas adicciones, la banda se separó poco antes de que Neil Young llamara a varios músicos de sesión de música country, a los que acabó bautizando como “The Stray Gators”. Estos “cocodrilos callejeros” eran Jack Nitzsche (piano), Ben Keith (steel guitar), Tim Drummond (bajo) y Kenny Buttrey (batería). Junto a ellos, el músico canadiense grabó un disco que –en gran parte– fue inspirado por la actriz Carrie Snodgress [madre del hijo con parálisis cerebral de Neil].

Sobre su extraña grabación, hay que reseñar que “The Needle And The Damage Done” fue grabada en directo el 30 de enero del ’71 en una actuación en solitario en la UCLA. Pero gracias a su paso por el programa de televisión «The Johnny Cash Show», Neil Young conoció a Linda Ronstadt, a James Taylor y al productor Elliot Mazer. Este último quiso que Neil grabase su nuevo disco en sus Quadrafonic Sound Studios de Nashville, y tras convencerle reclutando a los músicos de sesión antes mencionados, esa misma noche se hizo la magia con la colaboración de Linda Ronstadt y James Taylor.

Bueno, realmente “A Man Needs a Maid” y “There a World” fueron grabadas con la London Symphony Orchestra, aprovechando una actuación de Young en la BBC y su concierto en el Royal Festival Hall de Londres del 27 de febrero de 1971. Del mismo modo, “Out On The Weekend”, “Harvest” y “Journey Through The Past” –junto con los arreglos de piano de “Old Man” y “Harvest”, y la segunda guitarra de “Heart Of Gold”– se grabaron en otra sesión en los Quad Sound Studios, ya en el mes de abril.

Por último, las canciones más eléctricas (“Are You Ready For The Country”, “Alabama” y “Words”) se grabaron en septiembre de ese año en el granero del rancho que Neil Young tenía en California, utilizando monitores y no auriculares, y de ahí que cada micrófono registrase el sonido de otros instrumentos, algo que acabó gustando tanto al propio Neil como a Mazer, que grabó los coros de Crosby, Stills & Nash en Nueva York.

En fin, como puedes ver, una grabación tan improvisada y dilatada en el tiempo podría haber sido un auténtico desastre. Sin embargo, el éxito de “Heart Of Gold” e incluso la polémica con Lynyrd Skynyd por el tema “Alabama” y su respuesta con “Sweet Home Alabama” acrecentaron la popularidad de ‘Harvest’, que aunque fue recibido por la crítica de forma “regulera”, es un disco que tienen millones de personas en todo el mundo, tanto en su estantería como en su corazón… Y eso no pasa todos los días…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − cinco =

Next Post

Brian May ha descubierto la grabación uno de los primeros conciertos de la historia de Queen: "No sé qué hacer con él"

El guitarrista de Queen, emocionado con este descubrimiento, inédito hasta […]